El Parkour



Saltar por los techos de una ciudad parece ser algo propio de superhéroes como Spiderman, Daredevil o Batman. Sin embargo, en Francia ha surgido un movimiento que ha transformado esta actividad en una filosofía de vida.


De Lisses con acción


David Belle era un adolescente que vivía en la ciudad francesa de Lisses. Durante su infancia, su padre –que era bombero- lo entrenó siguiendo los preceptos del Método Natural de Georges Hébert que había aprendido cuando era soldado del ejército francés.
Este sistema consiste en usar las habilidades del cuerpo humano (correr, saltar, rodar, escalar, mantener el equilibrio, etc.) para desplazarse libremente a través de obstáculos naturales. Los soldados franceses que ocuparon   Vietnam hasta mediados de la década de 1950 lo desarrollaron para movilizarse por la jungla de ese país. David por su parte, se enroló brevemente en la Infantería de Marina de Francia pero al tiempo descubrió que no era lo suyo. Volvió entonces a Lisses y comenzó a utilizar estos conocimientos para recorrer la ciudad de punta a punta. Así surgió, a fines de la década de 1980, el Parkour (del francés parcour que en castellano significa recorrido). El objetivo de este deporte urbano consiste en trazar una línea entre dos puntos de una ciudad y recorrerla sorteando los escollos -naturales o no- que haya sin desviarse.
Con el correr del tiempo, el Parkor cosechó cientos de adeptos, entre ellos un muchacho de nombre Sebastien Foucan que se asoció con Belle y juntos trabajaron intensivamente para difundir el movimiento hasta que una discusión los separó en el año 2001.
Belle sigue perfeccionando el Parkour y sus consejos y videos están disponibles en el sitio www.parkour.net que se inauguró en agosto del 2005. Foucan, por su parte, se convirtió en el referente del Free Running (otra versión del Parkour) en Inglaterra, país donde se ha radicado desde hace unos años.


Salta, Salta, Salta pequeña langosta


Los traceurs (trazadores en castellano), nombre con el que se conoce a los aficionados, no consideran al Parkour un simple recorrido sino una filosofía de vida donde lo importante es el movimiento libre y fluido. Un aspirante debe someterse a una rigurosa preparación física y mental que puede tomar años hasta que sienta listo para trazar un recorrido y cumplirlo. El propio Belle advierte a los jóvenes desde su página de Internet que "lo mejor es utilizar la adolescencia para prepara el cuerpo para el Parkour".
El participante tiene totalmente prohibido poner en riesgo su vida y debe estar totalmente seguro de poder sobrepasar un obstáculo antes de intentarlo. La filosofía del Parkour dice que lo importante es la autosuperación día a día y no correr por los techos como un loco saltando precipicios entre estructuras. Esto es para impedir que ocurran tragedias como la de un adolescente de 14 años que murió en Inglaterra al caer de una altura equivalente a seis pisos.
Otras reglas del Parkour prohíben molestar a la gente que circula por las calles y también la competencia entre los traceurs para evitar cualquier tipo de presión extra a la ya difícil actividad.

 

Como ser un Traceur y no morir en el intento


No hay grandes requisitos para poder practicar este deporte además de un estado físico óptimo. Belle y Foucan recomiendan usar zapatillas bien amortiguadas que se amarren a los tobillos y con una suela que se adhiera a los diferentes terrenos. Tampoco hay restricciones para la vestimenta siempre y cuando ésta sea cómoda y permita realizar todos los movimientos en forma correcta. También se puede llevar una mochila tipo ciclista o una riñonera donde portar un celular, la billetera, las llaves y hasta el reproductor de MP3 ya que no está prohibido escuchar música durante el recorrido.
Como las manos son un elemento indispensables para la práctica del Parkour, en los sitios de Internet dedicados a este deporte hay numerosas referencias al cuidado de las mismas. Hay consejos desde como tratar los callos y las lastimaduras hasta como ubicarlas durante las acrobacias para evitar fracturas o torceduras.
Como las artes marciales, el Parkour tiene una amplia variedad de posturas y movimientos. Hay flexiones de rodillas, de pies y rotaciones varias que cada traceur puede adaptar a gusto para evitar el impacto de una caída a gran altura. Existen también diferentes técnicas de salto (de brazo, de fondo y de precisión con y sin carretilla) para sortear diferentes alturas. Lo único que resta es la fórmula para hacer la tela de araña o una capa antibalas.
También se han establecido variadas formas de sobrepasar muros, terrazas, espacios entre edificios, árboles y balcones con volteretas, saltos de gato y la utilización de las manos, la espalda y los pies para mantener el  equilibrio.
Para los que se aburren, existen los Tricks que son volteretas en el aire. Sin embargo, los expertos los rechazan porque restan velocidad a los movimientos y sólo sirven para impresionar chicas.


Parkour alrededor del mundo

A pesar de existir desde hace años, el Parkour comenzó a popularizarse recién a fines de los años ´90 con el grupo Yamakasi al que pertenecían Belle y Foucán. El grupo llegó a protagonizar dos películas del mismo nombre producidas por Luc Besson y también tuvieron una participación como extras en la película Taxi 2. Se dice que fue la aparición del grupo en estas películas lo que rompió la amistad entre Foucan y Belle ya que este último está totalmente en contra de que alguien obtenga dinero a partir del Parkour.
Foucan por su parte se ha hecho una reputación en Inglaterra con la práctica del Freerunning que es la versión británica del Parkour y de la cual también hay una página oficial (www.foucan.com). Para lanzar esta práctica, Foucan grabó un programa especial (Jump London) que se presentó en la televisión de ese país con gran repercusión lo que también originó que hasta se haga un videojuego para la consola Playstation.
Como era de esperarse, no solamente en Francia e Inglaterra hay gente interesada en el Parkour. Su práctica se extiende a través de Europa hasta los confines del planeta. A las asociaciones de Foucan y Belle, cabe agregarles también el Freestyle Parkour, creada por el grupo Urban Free Flow (que permite la competencia entre sus miembros por ejemplo) y los Street Stunts que en EEUU se limitan a la exhibición de peligrosas acrobacias en la calle. En latinoamérica ya han comenzado a aparecer comunidades en Colombia,  Chile y en México donde grupos como los Urban Runners y los Suasi están decididos a convertir el Parkour  en un deporte de masas.




Hernán Khatchadourian
Publicado originalmenteen la revista X-trategas

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo