Battlestar Galactica (segunda teporada)



Los Cylones fueron creados por los humanos pero se rebelaron y ahora tiene un plan. La raza humana, lejos de su hogar, lucha por sobrevivir y encontrar el planeta Tierra.

Nota originalmente publicada en +iNFO #1 (05/2007)


La Última esperanza

A fines de los años ´70, tras el éxito de La Guerra de las Galaxias y los adelantos técnicos que ese film trajo aparejados, muchos productores holywoodenses volvieron sus ojos hacia el alicaído género de la ciencia ficción.
A las sucesivas películas que trataron de aprovechar este resurgimiento, como las de la serie Viaje a las Estrella (Star Trek), hubo de agregársele la incursión televisiva del multifacético productor Glen A. Larson con Battlestar Galactica.
Concebida como una película para tv, en Battlestar Galactica (o Galactica, Astronave de Combate como se la conoció en Argentina) el imperio Cylon, unos robots bastante cabreros, atacaban y destruían las doce colonias de un sistema solar lejano.
Los sobrevivientes se unían bajo el mando del comandante Adama (Lorne Greene) y emprendían un viaje en busca de un distante planeta llamado Tierra. Por el camino, los tripulantes de la Galactica y el resto de los sobrevivientes eran presa de sucesivos ataques cylones al tiempo que vivían sorprendentes aventuras.

Los telefilmes dieron paso a una serie de TV que se prologó a los largo de 21 capítulos hasta que se canceló por falta de presupuesto y por la presión de una demanda legal por plagio iniciada por el mismísimo George Lucas.
Sin embargo, Larson volvió a la carga con Galactica 1980, una secuela que se remontaba treinta años en el futuro con la flota arribando a la Tierra. La tibia respuesta del público (debido a su escaso presupuesto y calidad) hizo que la serie se cancelara tras 10 episodios que Canal 13 repitió hasta el hartazgo…

Mil intentos y un evento

Durante los años que siguieron a la cancelación de Battlestar Galactica, muchos fanáticos pidieron por su regreso vanamente. El elenco de la serie se desbandó: Lorne Greene se transformó en conductor de un show sobre vida salvaje y Dirk Benedict (Starbuck) en protagonista de la exitosa serie Brigada A (The A-Team).

El único que hizo un intento por volver fue Richard Hatch, el actor que interpretaba al capitán Apollo (hijo del comandante Adama), quien llegó incluso a financiar un piloto de cuatro minutos y medio llamado Battlestar Galactica: The Second Coming que presentó en varias convenciones de ciencia ficción de los EEUU en 1999 sin mucho éxito.
Por su parte, Glen A. Larson anunció ese mismo años sus planes de realizar una película de Galactica junto al productor Todd Moyer (Wing Commander) pero todo quedó en la nada.
Otro que tuvo intención de hacer una remake de la serie fue Bryan Singer pero sus compromisos con las películas de los X-Men no le dejaron tiempo para filmar el piloto y su lugar fue ocupado por Josh Whedon y su fallida Firefly.


Borrón y cuenta nueva

En el año 2003 el productor David Eick consiguió que Universal Studios y The Sci-Fi Channel financiasen una nueva versión de Galactica. Eick se contactó con Ronald D. Moore, un productor con el que había trabajado anteriormente, y le propuso hacerse cargo del proyecto.
Moore, un veterano en el campo de la ciencia ficción con años de experiencia en series como Star Trek The Next Generation, Deep Space Nine y Roswell, se tomó un fin de semana para decidirse. 


No conforme con hacer una simple remake, Moore consiguió una copia del telefilm original de 1978 y le encontró una vuelta de tuerca que podía funcionar como premisa de la serie. "Cuando ves nuevamente Galactica después del 11/9, esta historia sobre una sociedad que sufre una repentino y devastador ataque cobra un nuevo sentido. Descubrí entonces que era una oportunidad única de hacer una serie de ciencia ficción con un contenido relevante" le contó Ronald Moore a la BBC al comenzar la producción.
Para el lanzamiento, Universal Studios encargó a la dupla de productores la realización de una miniserie de tres horas de duración se estrenó en diciembre del 2003 por el Sci Fi Channel.

Historia de dos facciones

Battlestar Galactica está protagonizada por un elenco de actores poco conocidos liderados por los veteranos Edward James Olmos (el teniente Castillo de la serie División Miami) como el Comandante William Adama y Mary Mc Doncel (Danza con Lobos) como la presidenta Roslin, que asume ese cargo como la única sobreviviente del gabinete.
El personal estable de Galactica incluye al piloto estrella Lee "Apollo" Adama (Jaime Bamber), a Kara "Starbuck" Thrace (Kate Sackhoff), al primer oficial Saul Tigh (Michael Hogan), a la teniente Sharon "Boomer" Valerii (Grace Park), al jefe Galen Tyrol (Aaron Douglas), a la oficial Anastassia Dualla (Kandyse McClure) y al teniente Karl "Helo" Agathon (Tahmoh Penikett).

La historia, muy diferente a la de la serie original, cuenta como los Cylones, creados originalmente por los seres humanos, se rebelan y comienzan una guerra para conseguir su libertad.
Para proteger a las doce colonias, los humanos crean una flota de naves interestelares conocidas como Battlestars, provistas de una tecnología preparada para hacer frente a la amenaza cibernética. Con una guerra que no va para ningún lado, una tregua se establece durante cuarenta años en los cuales las "tostadoras" desaparecen.
Sin embargo, los Cylones aprovechan este tiempo para evolucionar, al punto de crear réplicas humanas prácticamente indetectables que se infiltran fácilmente a fin de preparar el campo para una invasión masiva.
Una de estas réplicas, llamada N° 6 (Tricia Helfer), manipula al desequilibrado científico Gaius Baltar (James Callis) para que desactive las defensas humanas mientras los Cylones bombardean los diferentes planetas con armamento nuclear.
La Battlestar Galactica, la cual está a punto de pasar a retiro, se convertirse entonces en el último bastión de la resistencia humana. El Comandante Adama organiza un contraataque y logra reunir una flota de naves con las cuales evacuar a los sobrevivientes.
Al haber sido aniquilado todo el gobierno, la ministra de educación Laura Roslin se ve obligada a jurar como nueva presidenta. Una vez en sus funciones y con los Cylones pisándoles los talones constantemente, Roslin acuerda con Adama buscar el lugar donde se estableció la treceava colonia, un planeta llamado Tierra. Para esto, la flota primero debe llegar a Kobol, el planeta madre, para encontrar un mapa hacia su destino.

Regreso y Victoria


El éxito de esta emisión dio como resultado una serie que comenzó a producirse durante el año 2004, costeada esta vez por el Sci-Fi Channel y la cadena británica Sky One, la cual se reservó los derechos para emitirla en primer término a cambio de la financiación de la primera temporada.
El público  norteamericano tuvo que esperar hasta enero del 2005 para continuar las aventuras de los colonos, transmitidas primero por el Sci-Fi Channel y luego por la cadena NBC. Después de más de veinte años, la Galactica emprendía nuevamente el viaje con la esperanza de llegar esta vez un poco más lejos.
Al menos eso es lo que pensaron los productores, ya que si bien el público inglés gustó de la nueva premisa, los fanáticos de la serie original tardaron en digerirla al punto de bautizarla como GINO, siglas que forman la frase "Galactica in name only", que en castellano significa "Galactica sólo en el nombre".
Para paliar en parte este movimiento, Moore contrató como consultor creativo a Glen A. Larson y por eso la serie conlleva un alto contenido místico además de todos los clichés tecnológicos del género y los efectos especiales que le merecieron a la serie varios premios especializados.
Sin embargo, el cambio de tono de la serie con respecto a su predecesora, le hizo ganar millones de adeptos alrededor del mundo en base a guiones de un nivel que no se veían desde la ya clásica Babylon 5 de J. Michael Straczynski.
La serie coloca a los personajes protagonistas frente a decisiones difíciles de tomar, que afectan las vidas de los colonos de manera contundente a lo largo del viaje y que provocan sensaciones encontradas en el público, algo muy poco frecuente en la oferta televisiva actual.
Los guionistas de Galactica tratan de imprimirle con éxito a la serie algunas pinceladas de otros géneros como el thriller generando un alto grado de intriga y dramatismo que evitan a su vez el encasillamiento en el género de la acción.

A pesar de contar con capitales yankees e ingleses, la serie se filma en Vancouver (Canadá), hogar de numerosas producciones televisivas gracias a sus bajos costos. La serie cuenta también con directores de vasta experiencia en el mundo de la tv como Michael Rymer (La Reina de los Condenados), Sergio Mimica-Gezzan (primer asistente de varios filmes de Spielberg), Allan Kroekker (Enterprise) e incluso el propio Edward J. Olmos.
Los guiones, en tanto, corren por cuenta de los mismísimos Ron Moore y David Eick, y otros como Bradley Thompson (Star Trek: DS9) y Mark Verheiden (Smallville). Este equipo también cuida de no dejar ningún detalle librado al punto de mantener actualizada constantemente la cifra de sobrevivientes con el correr de los episodios.


Rumbo Desconocido

Durante la segunda temporada de la serie, Starbuck logra regresar a Caprica en busca de una llave que le permitirá activar el mapa en Kobol y encuentra un grupo de sobrevivientes liderado por el deportista Samuel Anders (Michael Trucco). Adama se recupera de un intento de asesinato perpetrado por Boomer mientras Tigh toma el mando y se gana el odio de la flota. 

Pero el gran evento de la segunda temporada es la aparición de la Pegasus, otra Battlestar supuestamente destruida en el ataque Cylon. Con esta incorporación, la flota se hace más fuerte y la gente -liderada por el ahora presidente Baltar- se anima a colonizar un planeta deshabitado al que llaman Nueva Caprica. Sin embargo, los Cylones se hacen presentes y los humanos quedan nuevamente a su merced.
Si bien en nuestro país en el canal de cable TNT acaba de comenzar la tercera temporada, en su país de origen la serie acaba de confirmar su permanencia en el aire por otro año.
Además, se presentaron dos proyectos nuevos: una película a editarse en DVD y una serie sobre el planeta Caprica situada durante la Guerra Cylon. El actor James Callis ha declarado alguna vez que todos los protagonistas han firmado un contrato asegurando su disponibilidad por siete años, lo cual conlleva a suponer que la duración total de la serie, de ser acompañada en los ratings, llegaría a prologarse por ese tiempo. Sin embargo, un importante personaje dejará la serie este año. ¿Quién será?


Las novelas 

El actor Richard Hatch, en su esfuerzo por reflotar la serie a los largo de los años que precedieron a su cancelación, ha estado publicando una serie de novelas que se siguen editando al día de la fecha. Dichas novelas (cuyos títulos son Armageddon, Warhawk, Resurrection, Rebellion, Paradise y Destiny) expanden el universo creado en la serie original que poco y nada tienen en común con la serie actual. Hatch también fue convocado para actuar en la nueva versión de Galactica como Tom Zarek, el principal opositor al gobierno de la presidenta Roslin.

Viñetas espaciales



Galactica ha llegado, a lo largo de los años, a tener varias versiones en historieta de las cuales tres son las más destacadas. En 1979, Marvel Comics -siempre dispuesta a explotar licencias televisivas o fílmicas- lanzó una serie de 23 entregas mensuales con historias que adaptaban y continuaban algunas tramas de la serie original. 
 
La posta de Marvel fue retomada recién a mediados de los ´90 por Maximun Press, la editorial de Rob Liefeld, que lanzó una serie de 17 números con historias ubicadas 15 años después de la serie original.
A esto le siguió un intento de Realm Press de no tuvo mucho éxito.



Finalmente, Dynamite Entertainment consiguió los derechos para crear nuevas historias basadas en la serie actual. Tras el lanzamiento del una serie que viene manteniendo una cierta continuidad, la editorial ha anunciado que va a realizar miniseries basadas en el pasado de ciertos personajes como Tom Zarek o la tripulación de la Pegasus.



Hernán Khatchadourian
@hernankhat

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo