La verdadera historia de Macross


Es una de la serie de animé más conocidas del mundo pero sin embargo, no se sabe todo acerca de ella. Tiene una de los públicos más fieles que se hayan visto pero la mayoría vive en Japón. He aquí la historia de Macross, la ciudad robot que muchos conocen por haber formado parte de Robotech.


Nota publicada originalmente en la revista +Info #7  (07/2008) 



El Arca de Nue

A comienzos de la década del ´80, el animé japonés disfrutaba del éxito concebido en base a buenas historias y grandes directores. Aunque todos los géneros fueron abordados por este arte medio, hubo uno en el que los nipones se destacaron: la ciencia ficción.
En 1980, la Uizu Corporation se puso en contacto con el Studio Nue para encargarle la realización de Battle City Megarodo, una historia situada a en una ciudad construida a bordo de una nave espacial que parodiase a todos los clásicos de la ciencia ficción animada.
Un sentimiento de contrariedad invadió a los integrantes del Studio Nue ya que ellos habían colaborado en la creación de varias series emblemáticas como Uchū Senkan Yamato (Crucero Espacial Yamato o Viaje a la Última Galaxia), Captain Harlock (Capitán Raimar) y Gundam. La gente de Nue tenía en mente una historia épica al estilo de Star Wars con naves inconmensurables e historias de amor en el medio.
Por suerte, Shoji Kawamori, responsable de Studio Nue, visitó al afamado diseñador Haruiko Mikimoto y quedó fascinado por la imagen de una joven china de delicadas facciones. Impactado, Kawamori invitó a Mikimoto a unirse al staff de Nue para que aporte ideas sobre diseños de personajes, algo en lo que era un experto.
Afortunadamente para el staff de Nue, la Uizu Corporation quebró y debió dejar el negocio, algo que fue aprovechada para rebautizar el proyecto como Super Dimensional Fortress Macross y comenzar de cero.
El argumento cambió: habría una invasión alienígena a la tierra, y la chica de la ilustración, bautizada Lynn Minmay, sería una de las protagonistas y formaría parte de un triángulo amoroso. Y no se podían dejar de lado los robots que ahora eran aviones transformables, algo totalmente novedoso para la época.
Gracias a los contactos que Mikimoto tenía con una empresa llamada Artland, el Studio Nue consiguió la financiación para poder poner la maquinaria en marcha. Atraídos por lo novedoso de la historia, se unieron como socios Takataku Toys y Anime Friend; y más tarde la Tatsunoko Productions –hogar de Mach Go Go Go (Meteoro) y Kagaku Ninja Tai Gatchaman (Fuerza G) - que aseguró su distribución a nivel mundial.
Ganas, talento e ingenio sobraban en estudio pero eso no bastaba. Y es que eran tantas las ganas de hacer las cosas bien que la producción avanzaba a paso de tortuga. Para equilibrar un poco las cosas, se redujo la cantidad de capítulos de 52 a 39 y luego a 26 a fin llegar a tiempo con la fecha de estreno.
Sin embargo, al paciencia iba a tener su recompensa porque cuando el 3 de octubre de 1982 la serie estrenó sus dos primeros episodios a modo de presentación (y con solamente tres de ellos finalizados), el público la aclamó como uno de los mejores animés de todos los tiempos.

Vuelta por el universo

La historia relata como una fortaleza espacial cae a la Tierra y aterriza en la pequeña isla de Macross. La humanidad, enfrascada en una nueva guerra mundial, se une para investigar la fortaleza y formar una fuerza militar en común a fin de preparase para una posible invasión del espacio exterior.
El día del lanzamiento, llegan a la órbita de la Tierra los Zentradis, una raza de guerreros gigantes que vienen a reclamar su nave perdida.
La humanidad hace frente a esta amenaza como puede y la fortaleza da un salto en el hiperespacio que la traspone, junto a la ciudad de Macross, en la órbita de Plutón.
De ahí en más, los desdichados habitantes de Macross pasarán a formarán parte de la tripulación de la nave en su viaje de regreso a la Tierra.
Los protagonistas, junto con la mencionada Lynn Minmay, son Hikaru Ichijo (un piloto novato) y Misa Hayase, la segunda oficial al mando de la nave. Entre ellos tres surge un triángulo amoroso que recién se definirá en el último capítulo de la serie.
Macross logró calar hondo en el corazón de los espectadores gracias a un excelente manejo de los personajes que respondían a diferentes estereotipos de los que nadie estaba a salvo de caer. La animación es de un nivel mayor al habitual por esas épocas y aun hoy es bastante digerible como se puede en Robotech, nombre bajo el que fue englobada junto a otras series para ser vendida en el mercado yankee.
El público debió soportar frecuentes retrasos en las transmisiones, pero cada semana de espera valía la pena. El éxito le permitió al Studio Nue extender la historia en diez nuevos episodios que contaban los avatares de la destrucción de la Tierra. El capítulo final (el 36) se emitió en junio de 1983 y desde ese momento, las cosas no volverían a ser las mismas en el animé televisivo.
Todas las compañías que de alguna manera colaboraron con el proyecto se vieron favorecidas, si no con el prestigio que daba haber producido Macross, con el gran afluente de dinero que generaba la serie. La conocida marca Bandai produjo los aviones de la serie, los Valkyries transformables que llegaron a la Argentina promediando la década del ´90 gracias a la apertura de las importaciones. 

Macrocine

El éxito de Macross obligó a los responsables de la misma a realizar una película para cine. De esta manera se produjo una película sobre la serie con todo el staff de Studio Nue a pleno que se repartía el trabajo entre ésta y la realización de la serie Super Dimension Century Orguss. La película generó una enorme expectativa al punto de que miles de fans durmieron en la puerta de los cines durante varias noches esperando el estreno.
Macross: Ai Oboete Imasuka (Macross: Do You Remember Love, 1984) se estrenó el 21 de junio de 1984 y su éxito fue absoluto al punto de transformarla en un clásico instantáneo. El guión era una reinterpretación de la historia original y más tarde se reveló que era una película “hecha en el universo Macross”. La historia comienza ya en el espacio y Hikaru es un piloto de combate que conoce a Minmay al rescatarla en medio de un combate. El resto, sigue los pasos básicos aunque al haber poco tiempo (115´ para ser más precisos), las relaciones entre los personajes se quedan en un punto medio.
Sin embargo, nada puede achacársele a esta película que presenta un diseño completamente nuevo de trajes, vehículos y hasta de los Zentradis que lucen un poco más monstruosos. El aspecto gráfico es impresionante y puso muy alto el listón en su momento. La película llegó a la Argentina en formato VHS bajo el nombre de Macross, la Ciudad Robot.

Tócala de nuevo Lynn

A modo de despedida, el equipo de Nue hizo en 1987 un último OVA llamado Macross Flashback 2012 que no es otra cosa que un recital que Minmay brinda para despedir a la nave Megarodo (ironías aparte) que viaja al espacio exterior como parte del plan de expansión de la humanidad. Las canciones se alternan con partes de la serie, del film y hasta del artbook que Mikimoto hizo para la serie.

1,2.3 Macross otra vez

Macross II: Lovers Again

Llegó la década del ´90 y a algún productor nostálgico se le ocurrió revivir el furor de Macross. Para ello convocaron nuevamente a Haruiko Mikimoto, ya que él era el único que estaba disponible, a fin de generar una secuela compuesta por 6 OVAS directo a video. El resultado se puede ver en la producción de 1992 Lovers Again, Chojiku yosai Macross II (Macross II: Lovers Again).
La historia se ubica varios años después de los eventos de la serie de tv con los Zentradis y los humanos conviviendo pacíficamente en la Tierra. El periodista Hibiki Kanzaki se dedica a cubrir notas de chimentos cuando un repentino ataque por parte de los Marduk  (una raza que ha esclavizado Zentradis por medio de cantantes o “emulators”) pone en jaque la paz. Hibiki es asignado al frente de batalla como corresponsal y toma contacto con una emulator de nombre Ishtar. 
Macross II tiene también su triángulo amoroso que involucra a los ya mencionados Hibiki e Ishtar y la iracunda piloto Silvie Geena. La animación se mantuvo en un nivel aceptable pero la historia, según los fanáticos, les supo a poco.
Sin embargo, los OVAS tuvieron una muy buena recepción en todos los mercados y eso llevó a planificar nuevas secuelas al tiempo que se pasaba a considerar a Macross II: Lovers again como “fuera de la continuidad oficial” ubicándola en un universo paralelo.

La nueva generación

La pobre performance de Macross II trajo nuevamente al candelero a Shoji Kawamura a quien le encargaron dos proyectos llamados Macross Plus y Macross 7 respectivamente. 
Macross Plus abarcaba cuatro OVAS de media hora de duración y por él empezó Kawamura. Con esta serie se pretendía recuperar a los fanáticos originales que se así como capturar nuevo público para la serie por venir.
Macross Plus cuenta como novedad la inclusión de animación computada entremezclada con la tradicional, algo que elevó notablemente el nivel de calidad. Lo extraño de Macross Plus es que casi no hay referencias a la historia original salvo por los Valkyrias y el contexto en el que ocurren los eventos.
La historia transcurre 30 años después de la serie original, en el planeta Eden, el primero en ser colonizado por las fuerzas terrestres. Allí son enviados los pilotos Isamu Dyson y su antiguo amigo, el zentradi Guld Goa Bowmann para probar dos nuevos modelos de Valkyries: uno con control tradicional y otro mediante la mente. 
La situación se tensa completamente cuando reaparece la causa de su enemistad: Myung Fan Long, una antigua amiga en común convertida ahora en la productora de Sharon Apple, la cantante virtual más famosa de la galaxia.
El producto final es notablemente mejor que Macross II y se nota la mano de Kawamori quien le vuelve a imprimir ese sentimiento latente en la serie original.
Más tarde, y al igual que ocurrió con su versión original, Macross Plus se convirtió en una película que se estrenó en los cines de Japón el 7 de octubre de 1995.


¿La séptima es la vencida?

El otro proyecto de Kawamori era Macross 7, una serie de 49 episodios ubicada en el espacio exterior. En esta serie trabajaron juntos tanto Shoji Kawamori como Haruiko Mikimoto por lo que su espíritu es el que más acerca a la Macross original e incluso se permite incluir a personajes de esa serie como Max Genius (conocido en Robotech como Sterling), su esposa Myria Farina y Exedore.
La trama gira alrededor de Macross 7, la nave insignia de una flota que viaja hacia el centro de la galaxia con la esperanza de encontrar un planeta habitable por los humanos y que lleva en su interior una ciudad.
El protagonista es Basara, un músico que lidera la banda Fire Bomber compuesta por Vifidas (una zentradi de pocas palabras), Ray Lovelock (un ex piloto de Valkyrias) y Milenne, la hija de 13 años de Max y Myria que huyó de su hogar. 
La flota está comandada por Max Genius quien viaja acompañado por su esposa, la zentradi Myria Farina con quien casi no se habla. En el camino, los humanos son atacados por  una extraña raza que roba la “spiritia” de los pilotos dejándolos en estado vegetativo. Por fortuna, los humanos descubren que exponiendo a las víctimas a la música de Fire Bomber, éstos se reaniman.
Basara (que mantiene una relación sentimental con Milenne) suele salir con un Valkyrie a cantar para revivir a las tropas tal como hizo Minmay en su momento.
La serie se estrenó el 16 de octubre de 1994 y finalizó el 24 septiembre de 1995 emitiéndose siempre en el horario de la Macross original.

El grupo Fire Bomber obtuvo un inusitado éxito que los llevó a grabar 12 álbumes para el gran público, algunos de los cuales ingresaron al top ten de su país.
La serie se continuó en Macross 7 Encore, OVA´s que contienen 3 episodios inéditos, en la película The Galaxy is Calling Me y en los OVA´s de Dynamite 7.
Además de estas animaciones, cabe destacar las novelas sobre la serie y los mangas de Mizuho Takayama (sobre Dynamite 7) y de Haruiko Mikimoto (Macross 7 Thrash) que contiene historias 100% originales con personajes que no aparecen en la serie de tv.


Todo vuelve a empezar

En la época en la que todo el mundo hacía precuelas, Macross no podía permanecer fuera del juego. Por eso, Macross Zero se ubica un año antes de los eventos de la serie original para contar la historia de Shin Kudo, un piloto de las Naciones Unidas que debe hacer un aterrizaje forzoso en una isla del Pacífico luego de ser atacado. Allí descubre importantes secretos relacionados con la fortaleza caída del cielo algunos años antes. Shin logra volver a su portaviones donde lo asignan al escuadrón Skull y le enseñan a pilotar los nuevos Valkyries transformables.
Esta serie se presentó en el año 2002 en el formato de 5 OVA´s dirigidos por Shoji Kawamura con diseños de Haruiko Mikimoto y Takahiro Kishida.



La última Frontera

El 23 de Diciembre de 2007, los fanáticos de Macross recibieron un regalo de Navidad por parte de la productora Satelight que puso al aire el capítulo piloto de Macross Frontier (Makurosu Furontia).
Esta tercera serie fue realizada para coincidir con el vigésimo quinto aniversario de la emisión de la Macross original.
La historia está situada cronológicamente después de Macross 7, más precisamente en el año 2059. Una nueva flota, la número 25 casualmente, está lista para salir a colonizar nuevos mundos y se dirige al centro de la galaxia con la esperanza de encontrarlos. 
Pero la flota -compuesta por un contingente civil y su escolta militar- es atacada por un escuadrón de mechas insectoides conocidos como los Vajra que llegan incluso a ingresar a la nave civil causando varias bajas. Ante la imposibilidad de detenerlos, los humanos autorizan el uso del Valkyrie experimental V-25 Messiah provisto por la empresa SMS.
Los protagonistas son Saotome Alto -un aspirante a piloto que obtiene su oportunidad de demostrar su habilidad durante el asalto a Macross Frontier- y Ranka Lee, una joven mesera que sueña con llegar a ser una pop idol como Sheryl Nome la cantante más famosa de la flota. En el medio también anda dando vueltas Ozma Lee, el hermano de Ranka que además es el director de SMS.

Fanatismo por doquier

La serie incorpora lo último en animación tanto clásica como computada sin que por ellos se pierda la estructura de Space Opera de las anteriores. Además de la soberbia calidad en animación, también se mantienen las canciones pop y batallas espaciales como sus antecesoras gracias a la mano de Shoji Kawamura que sigue aun al frente del Studio Nue y tiene un amplio control en el desarrollo de este producto. Kawamori tuvo además la buena idea de incluir en los diseños de las naves terrestres toques Zentradi para reflejar la actual injerencia de esta raza aliada de los terrestres.
El que no ha colaborado en esta ocasión es Haruiko Mikimoto a quien reemplazaron con buen atino Risa Ebata y Yuichi Takahashi en el diseño de personajes.
Al igual que ocurrió Macross 7, ya hay una novela escrita e incluso dos mangas: Macross Frontier realizado por Aoki Haiato para la clásica revista Shonen Ace y Super Spatial Song Maiden Ranka de Kuroiwa Yoshihiro que se publica en la Comp Ace.
Esta nueva serie de Macross ya ha superado la docena de episodios y se perfila como uno de los grandes éxitos del año. Ideal sería que algún canal se animase a estrenarla en Argentina aunque teniendo en cuenta los antecedentes de emisión, lo más probable sea que sea vista en DVD antes que por aire.
He aquí un paneo general por el extenso universo de Macross, una serie que va más allá de lo que en Argentina se conoció por Robotech y que tiene su propia tradición, lista a ser descubierta por nuevos públicos.

Radio Macross

Es tal la pasión que la serie despierta que desde enero del 2008 Bunka Hoso y MBS Radios transmiten Radio Macross, un programa creado especialmente para preparar a los fanáticos de la saga. Uno de los conductores del programa es Megumi Nakajima que interpreta a la aspirante a cantante Ranka Lee.

Así quedó la nota:


Hernán Khatchadourian
@hernankhat

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo

Crítica | El Planeta de los Simios: La Guerra