Murió el legendario actor Christopher Lee

El intérprete británico, que encarnó a los más icónicos personajes del cine, falleció en un hospital de Londres por complicaciones respiratorias. Tenía 93 años. 



El actor británico Christopher Lee, quien encarnó al conde Drácula, al mago Saruman e inclusive al Papa Juan Pablo II, falleció este domingo en un hospital de la ciudad de Londres a los 93 años debido problemas respiratorios.
Según informó el diario británico The Telegraph, el intérprete murió en el hospital de Westminster, en Chelsea (Londres) el último domingo a las 8 y media de la mañana, aunque la noticia trascendió recién este jueves.
Lee es recordado por los fanáticos del cine de terror, género en el que incursionó con gran éxito a mediados del siglo XX representando a personaje icónicos como el conde Drácula (en varias oportunidades), la Momia, el monstruo de Frankenstein.
En los años ´60, se lució en la serie de films sobre el personaje de Fu Manchu, aunque también se lo recuerda por su interpretación del monje loco Rasputín, de Sherlock Holmes (inclusive de su hermano Mycroft) y el asesino Francisco Scaramanga que intentaba liquidar a James Bond en El Hombre del Revolver de Oro.
La última década y media lo encontró muy ocupado como actor fetiche del director Tim Burton en filmes como La Leyenda del Jinete Sin Cabeza, Harry y la Fábrica de Chocolates, El Cadáver de la Novia, y Alicia en el País de las Maravillas.
Asimismo, renovó su contacto con las nuevas generaciones de cinéfilos con sus participaciones como el Conde Dooku en los episodios II y III de La Guerra de las Galaxias y en las trilogías de El Señor de los Anillos y El Hobbit como el mago Saruman.
De todas maneras, su infinita carrera lo ubica como parte de más de 300 producciones cinematográficas y televisivas, por lo que su legado perdurará por siempre en la historia del séptimo arte.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo

Crítica | El Planeta de los Simios: La Guerra