Ant-Man: Marvel con “chiquitolina”

El nuevo superhéroe en pantalla presenta las características propias de una fórmula que le viene dando resultados fenomenales al estudio y que planea extenderse por cinco años más.
 
 
 
Marvel Studios parece haberle agarrado la mano a la fórmula de lanzar dos películas de superhéroes por año y continúa con su arrolladora carrera, que se extenderá por al menos otros cinco años, según el plan que presentaron sus ejecutivos el pasado año.
¿Cuál es la clave del éxito? Abra bien los ojos señor editor con ansias de llegar al cine.
La fórmula mágica del estudio, asociado a Disney desde 2012, consiste en lanzar –por ahora- dos filmes: uno de tintes épicos y uno que apuesta al humor, con banda de sonido alocada y personajes border.
Y así como el año pasado pasaron por las salas la ultra interesante Capitán América y el Soldado del Invierno y unos meses después los Guardianes de la Galaxia, llegaron este año Los Vengadores: La Era de Ultrón y ahora este Ant-Man: el Hombre Hormiga, que es el sujeto de experimentación de esta película.
Ya desde el título, Marvel apuesta al humor: ¿Cómo puede denominarse Hombre Hormiga al personaje si también se hace llamar Hombre Gigante?


En esencia, si cinco de los filmes más vistos de los últimos 15 años están protagonizados por un Hombre Araña (camuflado bajo su título original de Spider-Man), lo lógico es que Marvel apueste por otro insecto y por algo imponente. Y ahí se acaba esa discusión.
Ant-Man, por lo pronto, está presentada muy en el estilo de los Guardianes de la Galaxia, con un protagonista que viene del ámbito de la comedia, mucho humor, música que va del mambo al rock ´n roll y una épica distorsionada
La historia tiene alterna una y otra vez entre el pasado y el presente, y muestra como el Dr. Hank Pym (Michael Douglas) busca un sucesor para usar el traje de Ant-Man, un dispositivo que le permite disminuir su tamaño a nivel microscópico y que utilizó en una época como un superhéroe al servicio de S.H.I.E.L.D., la organización de espionaje del universo Marvel.

Scott Lang (Paul Rudd), un técnico electrónico que saltó a la fama por hacerle perder una fortuna a unos estafadores pero fue a prisión de todas maneras, es el elegido y ahí comienza un proceso de transformación en el que el objetivo es evitar que la tecnología desarrollada por Pym sea comercializada por un ex pupilo suyo (Corey Stoll) y disperse el caos en el mundo.
Tanto Lang como Pym tienen un objetivo secundario que es convertirse en héroes de sus propias hijas, algo que ambos tienen postergado en sus vidas en mayor o menor medida, pero que crea un vínculo de amistad entre ellos.
El filme, concebido inicialmente por el cineasta Edgar Wright, cayó finalmente en manos de Peyton Reed, quien curiosamente se quedó con las ganas de dirigir una película de Marvel –los Cuatro Fantásticos- diez años atrás y ahora, con varias comedias y series de televisión a cuestas, se puede tomar revancha. Los fanáticos podrán disfrutar del trabajo de Wright de todas maneras ya que tanto el nuevo director como el estudio consideraron que el guión era tan bueno que decidieron mantenerlo en forma casi íntegra en el filme.
Los efectos especiales desplegados en el filme van desde el clásico truco de cámara para simular escenarios gigantes hasta la utilización de estructuras de gran porte y los consabidos efectos por computadora que presentan incluso el inédito "universo molecular" en el que caen algunos de los personajes.

Los fanáticos de este estudio podrán también acceder a una incursión en el próximo filme de Marvel –Capitán América: Guerra Civil, que llegará en el primer cuatrimestre de 2016- a través de varias secuencias y finales alternativos, de esos que aparecen durante y después de los créditos, así que quedarse hasta el final-final tiene su premio. Otros los "huevos de pascua" que incluye el filme son apariciones de actores que ya han participado de otros filmes y series como Haley Atwell, John Slattery, Anthony Mackie y el inefable Stan Lee, el padre intelectual de todas estas criaturas.
Sin embargo, y ante la catarata de películas de superhéroes, alrededor de 20 y contando entre las de Marvel, DC y compañía, que se vienen en los próximos 5 años lleva a pensar hasta cuánto resistirá el género sin caer en la banalidad, si es que todavía no lo han hecho.
Ant-Man, por lo pronto, salva las papas del fuego mediante hilarantes secuencias de comedia protagonizadas por Rudd y una panda de rufianes encabezados por el ascendente Michael Peña y Bobby Cannavale.
Ficha técnica

Título original: Ant Man
País: Estados Unidos (2015).
Dirección: Peyton Reed.
Guión: Edgar Wright, John Cornish, Adam MacCay y Paul Rudd,
Fotografía: Russell Carpenter.
Edición: Dan Lebental, Colby Parker Jr.
Intérpretes: Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Corey Stoll, Michael Peña, Bobby Cannavale, Martin Donovan, T.I. David Dastmalchian
Distribuidora: Buena Vista-The Walt Disney Company. 116 min. ATP, con leyendas.
Calificación: Muy Buena

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo