Entrevista con Lautaro Delgado, ganador del Cóndor de Plata



Es una cara conocida del cine y la Tv, aunque el teatro es su cable a tierra en la actuación. Perfil de un actor tan multifacético como los personajes que le ha tocado en suerte interpretar.

Nota del redactor: esta entrevista se llevó a cabo en juluio de 2014, cuando el actor recién comenzaba la filmación de "Kryptonita"

“Empecé a estudiar teatro a los 9 años. Siempre me gustó la magia. Me compraba las cajas que venían con 50 trucos de magia porque  me gustaba hacerle creer a alguien algo que no es: hacerle creer que podía hacer flotar una varita mágica o desaparecer algo”, explica Lautaro Delgado (36), protagonista de la inminente película El Desierto, y agrega “siempre me gustaron los disfraces, pero no por una cuestión de hacer un show sino porque me gustaba que piensen que era otra persona”

Sin embargo, el interés por la magia, pronto dio lugar al deseo de interpretar diferentes personajes. “Estudié ocho años en la escuela de teatro de Alejandra Boero, una de las fundadoras de Teatro Abierto (actual Andamio 90), y después también estudié con Esteban Mihalik, mi amigo y maestro, que me entrenó para un par de películas; y además  estudié dramaturgia en el EMAD con Mauricio Kartun y dirección de cine en el IDAC y en la FUC ”, agrega. 
Con semejante currículum en sus espaldas, no es de extrañar que Lautaro se haya convertido en todo un experto en crear a sus personajes, e incluso en dictaminar –con toda autoridad- su propia teoría de lo que debe ser un filme. “Una buena película es como un buen truco de magia porque vos ves una persona y después a otra y crees que eso está sucediendo en un solo tiempo cuando en realidad son dos tomas diferentes, que suceden en dos tiempos. Lo importante es que parezca real, y a mí siempre me fascinó eso”, explica.

¿Podrías decir que tu carrera comenzó fuerte en la televisión?
- Hice un casting, después otro y otro más hasta que quedé y entonces recién ahí me enteré de que era para hacer un programa que se iba a llamar Montaña Rusa (otra vuelta). Llegué ahí pero no por casualidad sino por esfuerzo y con años de estudios encima. Poco antes de eso, había hecho teatro callejero, e incluso malabares con fuego.
Tras ese auspicioso debut televisivo, llegó un papel en la recordad novela Alas, Poder y Pasión, intervenciones en Como Pan Caliente, Campeones e Ilusiones; pero luego vino un periodo de aprendizajes que lo llevó a dejar la pantalla chica y replantear su carrera en otros terrenos como el cine, donde trabajó en títulos como  Un Amor en Moisés Ville, Palermo Hollywood, Topos y la exitosa Crónica de una Fuga.
¿Priorizás el teatro y el cine por sobre los demás medios?
- Se fue dando así. Soy más conocido por las películas que por mis intervenciones en televisión, aunque el año pasado (N. de R: se refiere al 2013) trabajé en Combatientes, donde tenía un papel protagónico.
Lautaro no lo menciona pero su papel del fiscal Gualtieri en la novela El Elegido le ganó no pocos admiradores, los mismos que cada vez que lo ven en otro ámbito piensan “¿de dónde lo tengo”. Y no es para menos ya que su carrera roza lo masivo, con alternancias entre papeles protagónicos y secundarios, como el periodista de Revolución: El Cruce de los Andes, el Carlos de Francia o el Panceta de Caño Dorado.
- Caño Dorado es para mí muy entrañable y se transformó en un film de culto entre  muchos cineastas por su riqueza visual,  y por la cámara con la que se filmó, que era la segunda de su tipo. En algún momento vamos a hacer una secuela con el director, Eduardo Pinto.
Crónica de una Fuga, otro de sus filmes más conocidos, guarda para él un recuerdo de lo más satisfactorio: su encuentro, varios años más tarde del estreno, con Carlos “gallego” García, el personaje que le tocó interpretar en la película de Israel Adrián Caetano.
“Cuando hice Crónica no tuve contacto con él pero en marzo de este año, me encuentro con un fiscal que resultó ser el abogado de Carlos García; y me cuenta que él me quería conocer porque resulta que siempre va a dar charlas a los colegios y centros culturales donde pasan la película”, relata emocionado. 

¿Y te encontraste finalmente con García?
- Me contactó y nos encontramos a tomar una cerveza. Él estaba muy agradecido por la interpretación y, si bien no estaba muy de acuerdo con el punto de vista de la película, sí estaba muy contento con que la historia se haya contado y con la repercusión que tuvo.
¿Por qué no estaba de acuerdo con la versión fílmica de la historia?
- A él no le gustaba que lo hubieran retratado desde el guión como el más temeroso del grupo. Pero yo no creo haberlo hecho temeroso, lo hice humano; porque no hay nadie que pueda escapar al miedo en esa situación. Y para mí Carlos García fue muy valiente, tuvo el coraje de escapar.
Sin embargo, no se acaba en esos filmes la carrera de Lautaro, ya que es inminente el estreno de El Desierto, una película con la que el actor busca incursionar en un nuevo género: el de los zombies, muy en boga hoy en día gracias a películas y series como Zombieland  o The Walking Dead.
Sin embargo, Delgado no se deja amilanar por este encasillamiento y explica que los zombis  de El Desierto son una mera excusa para contar una historia. “Es una película de zombies sí, pero por sobre todo es un melodrama, una historia de amor enferma y hermosa . Behl creo un relato fantástico y maldito que deseo se convierta en un clásico de la ciencia ficción”. Está situada en un futuro fantástico, y hay zombis aunque no se los llama así. Para mí el género es ver el mundo desde otro lugar”, explica el intérprete.
La película, de director alemán Cristoph Behl, narra el encierro de tres personas que deben convivir durante años y establecer sus propias leyes. De esta manera, crean un mundo con otras reglas y justamente el desafío de esos personajes es ver si pueden convivir con esas nuevas reglas que ellos van creando; y qué pasa con el amor, con el miedo, con la envidia, con el deseo, con la esperanza.

¿Qué caracteriza a Axel, tu personaje?
Axel comienza grabándose en la piel un dibujo por una promesa que hace y a partir de ese momento se tatúa el mismo dibujo en todo el cuerpo, o al menos hasta donde llega. Y además se las tiene que arreglar para conseguir tinta, y todo eso representa un gran problema; sin contar con el misterio que representa la promesa que hizo. Y esas cosas con las que más me interesaron del personaje. Cada vez que me “tatuaba” tenía que ir cuatro horas antes para que hagan el trabajo.
Si bien se filmó hace tres años, durante cinco semanas, desde julio de 2013, El Desierto se proyecta en festivales de género como el de Sietges; o el RavennaNightmare Film Festival donde la actriz Victoria Almeida -coprotagonista- ganó un AnelloD´Argento.
Los próximos proyectos de Lautaro son Los Del Suelo, sobre Remo Vénica e Irmina Kleiner, dos dirigentes de las Ligas Agrarias que estuvieron viviendo cuatro años en el monte chaqueño perseguidos en la época de la dictadura, y Kryptonita, una película de Nicanor Loreti basada en la novela homónima de Leonardo Oyola.
El intérprete se alegra ante este panorama laboral y mantiene su esperanza. “Ojalá sigan surgiendo proyectos importantes en la televisión y el cine, y con equipos de trabajo creativos, que es lo que más importa. Siempre digo que no es actuar porque querés que te conozcan, es porque querés contar una historia, una historia que se guarde como un tesoro en la memoria del que observa en la oscuridad”, anhela en voz alta.
Este lunes 3 de octubre,  Lautaro ganó el premio Cóndor de Plata como mejor Actor de Reparto: Lautaro Delgado por "Kryptonita".



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo

Crítica | El Planeta de los Simios: La Guerra