Crítica | Aliados: Es-can-da-lo… ¡Es un escándalo!



Llega a las pantallas locales esta película de espionaje que significó el fin del matrimonio del actor y Angelina Jolie. Y viéndola, se entiende el porqué.


Tras ver Aliados, que por fortuna no es una adaptación cinematográfica de la novela adolescente de Cris Morena, se confirma que la maquinaria cinéfila se apoya en tres patas fundamentales: las estrellas taquilleras, la venta de pochoclo y los escándalos que buscan llevar más gente al cine.
En este último caso, y dependiendo del reconocimiento del que gocen los involucrados, hubo varios ejemplos el año pasado como fueron los de la “China” Suárez con Benjamín Vicuña (que resultó ser cierto) y el de Lali Espósito con Martín Piroyanski (que no había manera de hacerlo creíble) y de esta manera la primera película se convirtió (sin méritos) en la cuarta más vista del año del cine nacional, y la segunda apenas figuró en el top 20.
Bajo esta suerte de “demanda”, llega a las pantallas locales Aliados, la nueva película de Brad Pitt que fue la causa de su largo matrimonio con la actriz Angelina Jolie por una supuesta infidelidad de éste con su coprotagonista, la francesa Marion Cotillard.
Lo cierto es que esta película cuenta con méritos propios para ganarse la confianza del espectador, y el escándalo sólo le viene bien para levantar un poco las expectativas sobre la taquilla. Entiéndame bien: no se va a encontrar con una nominada a los premios Oscar pero va a pasar un muy buen rato con las canchereadas de Brad Pitt en su tercera película ambientada en la segunda Guerra Mundial en siete años, y la belleza a prueba de épocas de la Cotillard, que en esta ocasión debería donarle un tercio de su sueldo a su vestuarista.
La historia comienza en Casablanca en 1942 cuando el agente de inteligencia Max Vatan (Pitt) hace contacto con la líder de la resistencia francesa Marianne Beausejour (Cotillard) para urdir un plan contra la cúpula nazi local. Pero, de una relación profesional, ambos pasan al plano amoroso y la relación se extiende más allá de los territorios ocupados, hasta Gran Bretaña, donde una situación de vida o muerte surgirá en la pareja y pondrá a prueba su amor por ellos y por la hija que han tenido.
Aliados es, entonces, una película de Robert Zmeckis que llega a la calificación de “buena”, con la que pasar un buen rato, y que tiene tanto acción para ellos como escenas amorosas para “ellas” gracias a un muy buen filtro de cámaras que hacen parecer a Pitt de 30 y tanto años de nuevo.
En lo referente a la cinematografía, la película cuenta con una muy buena fotografía  que se destaca tanto en las escenas de Casablanca (y que no buscan emular a ese clásico de ninguna manera) como así también de los bombardeos de la Luftwaffe a Londres y ahí vamos de nuevo al tema principal de esta crítica: donde debía destacarse el lucimiento del director, los productores prefirieron –acaso ante la escasa repercusión de las últimas películas del director de “Volver al Futuro”- resaltar el escándalo.
No hay que culparlos del todo: de la misma manera, hace 12 años, cuando Brad Pitt dejaba a Jennifer Aniston por la Jolie, un film malísimo como Sr. Y Sra Smith hacía una de las taquillas más importantes del año.
Ficha técnica:
Título original: Allied
País: Estados Unidos (2016)
Dirección: Robert Zemeckis
Elenco: Brad Pitt, Marion Cotillard, Jared Harris, Lizzy Caplan
124´ SAM 13
Calificación: 7

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo