Crítica | Wonder Woman

Después de décadas, la amazona ya tiene su propia película, que se convirtió en un éxito absoluto de crítica y público este último fin de semana.
Finalmente, y después de casi ochenta años de vida, Wonder Woman tiene su propio filme, que no tienen nada que envidiarle a los de sus compañeros de la Liga de la Justicia, sino más bien todo lo contrario.
Ambientada en la Primera Guerra Mundial, territorio inexplorado en los comics de la amazona, esta aventura trae a la pantalla a los personajes clásicos de las viñetas como la Reina Hipólita y Steve Trevor, y se relaciona en cierta manera con los films Batman v Superman y la inminente Justice League, que llegará en noviembre.
Por fortuna, este relato sobre el origen del personaje es mucho menos enrevesado que el film de Zack Snyder –ya sabemos que algunos fans están mal acostumbrados a las películas llenas de referencias y casi lineales de Marvel Films- y presenta un relato llano en el que Diana abandona Temyscira para enfrentar un peligro global.
Como primer punto de esta crítica, hay que destacar el gran trabajo que Gal Gadot hizo con el personaje. Con su pasado como Miss Israel pero por sobre todo por su paso por el servicio militar de ese país (que todos los ciudadanos deben cumplir obligatoriamente), Gadot se ha convertido en una gran elección. La morocha se planta en los combates como una verdadera guerrera amazona, maneja las armas como si hubiera vivido toda su vida manipulándolas.
Como para que la cosa sea a prueba de fallos –y sobre todo después de las terribles críticas de Batman v Superman que dejaron llorando a Ben Affleck – los productores decidieron no dejar cabos sueltos y por eso se aseguraron un elenco impecable para acompañar a Gadot.
Por eso, el co protagonista de esta aventura bélica es nada menos que Chris Pine, al que muchos señalaban como el nuevo Hal Jordan pero que aquí está como Steve Trevor, un espía y piloto norteamericano que descubre un terrible plan de los alemanes para ganar la guerra y escapa, con tanta buena suerte que va a caer a la isla de las amazonas. Sin ser un actor de método ni mucho menos, Pine le aporta muchísimo valor a la trama (se pone al hombro varios pasajes del film literalmente) y la química que comparte con su partenaire convence a primera vista.
Acompañan también las bellísimas Connie Nielsen (Hipólita) y Robin Wright (General Antiope) en el bando de las amazonas, que con las cuidadas coreografías de combate y unas escenas al estilo Snyder (cámaras lentas, múltiples ángulos) provocan ganas de entrar a la historia y aprender uno o dos movimientos. Al igual que Man of Steel, aquí se recurre a un actor de House of Cards (en la otra era Michael Kelly- Doug Stamper) para completar el elenco, como si se tratara de una cábala.
Ya en la tierra de los hombres, David Thewlis (el Remus Lupin de las películas de Harry Potter) y Danny Huston -William Stryker en X-Men Origins Wolverine- serán los encargados de liderar un casting que incluye a Saïd Taghmaoui, Ewen Bremner y Elena Anaya, entre otros.
El guión de Allan Heinberg (habitual escriba de series como The OC, Sex & The City y Grey´s Anatomy, entre otras series y también comics como Young Avengers, Justice League y la propia Wonder Woman) navega entre lo naif y lo épico y lo bueno de todo eso es que nada desentona, sobre todo por lo bien que lleva las escenas la directora Patty Jenkins. Resta saber porqué se eligió la Primera Guerra Mundial para la llegada de Diana al “mundo de los hombres” pero se intuye que debe ser para no “copiarse” del origen del Capitán América, ya que aquí también hay una suerte de “Howling Commandos” liderados por Trevor.
La realizadora de la recordada “Monster” –que le valió el Oscar a Charlize Theron una década y media atrás- no le tiene miedo a nada y como una amazona del celuloide (o de lo que sea en lo que haya filmado) se anima a aventurarse en batallas que recuerdan a las de “300” así como también se mete en la Londres de principios de siglo y en medio de una batalla de trincheras, todo ello ambientado con una fotografía de la hostia realizada por Matthew Jensen y la música de Rupert Gregson Williams.
Sin ser una obra de arte, Wonder Woman es una excelente apuesta de DC Comics / Time Warner que deja muy bien parada a la amazona guerrera y sigue calentando la pantalla para la llegada de la Justice League en noviembre próximo.

Publicado también en la página www.comiqueando.com.ar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica | Mi Villano Favorito 3: el viejo truco del hermano gemelo

Crítica | El Planeta de los Simios: La Guerra